Perfil conómico

02-12-2021

El sector Textil y de Confecciones genera unos 580.000 empleos formales en el país

La pandemia y los bloqueos afectan fuertemente la comercialización de los productos. Se estima que el Sector se tomará mínimo 2 años en volver a las cifras de 2019.

El sector Textil y de Confecciones se ha caracterizado por ser uno de los más resilientes y pujantes, al buscar estrategias que lo ayuden a reinventarse tras el impacto del COVID-19 en el último año, afrontando la coyuntura actual como uno de los más importantes para la industria nacional, al representar entre el 6% y el 8% del PIB industrial del país y generar alrededor de 580.000 empleos formales, según el DANE. 

Infortunadamente, en el último año, la producción del sector en Colombia cayó 23% y el empleo 12%, situación que tiene a los empresarios del sistema moda de Fenalco Antioquia muy preocupados por los altos costos y la escasez de materia prima, insumos textiles importados y materiales complementarios que han afectado su producción, repercutiendo en demoras en las entregas y afectando la cadena logística con sus proveedores. 

Otro tema que preocupa a los empresarios, además de los cierres que se han presentado por la pandemia y ahora por el paro nacional, al afectar su comercialización y fabricación, es el de la batalla contra las importaciones masivas de prendas de vestir y el contrabando que oscila entre el 30% y 35% del total de la industria. Aunque se han ido fortaleciendo en comercio electrónico, como una de las estrategias para recuperar lo perdido, es insuficiente llegar a todos los consumidores finales de la cadena. 

Un Sector vital para la reactivación económica

En la primera etapa de la pandemia los textileros optaron por las mascarillas y las prendas de bioseguridad, la “moda” parece haber regresado a la normalidad con una tendencia a la producción de prendas cómodas, en las que sobresale el uso de jeans, zapatillas deportivas, blusas y moda de playa. Sin embargo, como consecuencia de la guerra de precios en las importaciones de ropa proveniente de países como Bangladesh, Vietnam, Laos, Camboya, Birmania y China, de donde procede más del 75% de las importaciones, sumado al contrabando, una parte importante del Sector se mantiene en la informalidad, estimando que esta industria genera aproximadamente 1,5 millones de empleos, entre fijos, temporales, formales e informales en Colombia.

Asimismo, según la consultora McKinsey, a finales del año pasado el textil perdió en el mundo entre un 20% y un 25% de sus ventas, principalmente en Europa (25% – 30%) y Estados Unidos (20% – 25%), mientras China tuvo una caída entre el 5% y 10%. El estudio indica que durante este año las ventas caerán un 5%, aunque puede llegar hasta un 15% si no mejora la situación. 

Además, la formalidad es costosa, demanda altas cargas tributarias y regulaciones laborales. Invitamos a todos los entes correspondientes a analizar los estándares de formalización y buscar alternativas para bajar impuestos, entre otras soluciones para disminuir la alta carga tributaria y la imposibilidad de que muchos negocios se formalicen en el Sector.

Finalmente, con todo este panorama, en el último análisis de Inexmoda y Radar se estiman mejores perspectivas de recuperación para este año, dado el mayor gasto que están destinando los hogares a estos productos, lo que da un impulso al sector que depende en gran parte del mercado nacional. Aunque se presenta esta leve recuperación la situación no deja de preocupar a fabricantes y comerciantes del sector.

 

Deja Tu Valioso Comentario